Reciclaje informático, o como revivir un pisapapeles.

De todos es sabido que por norma general un ordenador queda obsoleto casi siempre antes de llegar al fallo por desgaste debido al uso, y también por norma general acaba cogiendo polvo en el trastero o haciendo de estante improvisado en un rincón. También podemos decir que un alto porcentaje acaba en el trastero debido a que los requisitos del software que queremos usar piden más de lo que nuestro viejo ordenador puede darnos, pero no siempre tiene que ser así, entonces qué podemos hacer?

Vamos a resucitar esas piezas de desguace, pero cómo? tatatadaaa! aquí entra en acción el software libre, vamos a tirar del pingüino para darle una segunda oportunidad a ese pequeñín que tanto nos hizo disfrutar en sus años mozos.

Si pero, que podemos hacer? si lo que tengo en el trastero no anda ni cuesta abajo. Tendremos que fijarnos un objetivo según lo que tengamos, evidéntemente para la web de hoy en día no podemos usar un Pentium III ni sus antecesores, tiene que ser algo más “nuevo”, como los primeros Pentium IV o un Amd Athlon de soket 754 o 939, en estos sería todavía navegable la web con al menos 512Mb de ram, en estos casos podemos usar una Xubuntu ya que resulta más lígera que la versión típica que viene con Gnome un escritorio algo más pesado que el XFCE que viene en la Xubuntu.

Para los Pentium III y equivalentes en Amd la solución es dedicarlos a ofimática y multimedia básico, es decir procesado de textos, hojas de calculo, correo electrónico, escuchar música o ver películas por ejemplo, en este caso lo ideal sería un escritorio muy lígerito tipo LXDE que podemos tener gracias a la Lubuntu, también es instalable en una Debian pero para los no iniciados mejor empezar por algo sencillo.

Y para los Pentium II y antecesores podemos dedicarlos a trabajos más específicos como puede ser convertir la cpu en un servidor de impresoras, un servidor de datos, un servidor web, un router, un firewall, todo esto se puede hacer instalando un sistema base sin entorno gráfico y después instalar los servicios que necesitemos como el apache o lighttpd para la web, etc.

Si simplemente no tenemos ganas de hacer algo parecido a esto ya sea por falta de tiempo o por falta de ganas, ;-) antes de tirar el equipo al punto limpio o tenerlo criando polvo en el trastero podemos intentar buscar alguna asociación que haga el trabajo por nosotros como los chicos de Gruvi de la universidad de Vigo, que con los equipos obsoletos de la universidad apoyan a las ONGs con falta de recursos reciclando los ordenadores reparándolos e instalándoles software libre, en este caso usan una distribución creada por el grupo Galpon en colaboración con el proyecto Minino, juntos han creado la Galpon-MiniNo una distro diseñada para resucitar incluso a un 486, para más información sobre esta distro visita su página web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *